Las manos son las herramientas que más utilizamos. Sin embargo, a veces no nos damos cuenta de la importancia de su cuidado, especialmente a la hora de no forzar las posturas. Y una de las afecciones más comunes de quienes realizan trabajos repetitivos con las manos es el Síndrome del túnel carpiano. Nos referimos a ocupaciones que fuerzan la posición natural de la muñeca o que, por ejemplo, emplean máquinas vibratorias. En este post vamos a analizar qué es, qué lo produce y cómo tratarlo.

 

¿Qué es el Síndrome del túnel carpiano?

 

El túnel carpiano es el espacio que se encuentra en la cara palmar de la muñeca. Está formado por los ocho huesos carpianos de la muñeca que se encuentran unidos por el ligamento carpiano transverso. Por ese hueco pasan el nervio mediano, que es el que da sensibilidad a todos los dedos excepto el meñique. También los tendones flexores de la mano que son los que controlan los movimientos de los dedos.

 

El síndrome del túnel carpiano se produce cuando una de las estructuras del interior del túnel aumenta su volumen, con lo que el nervio mediano se ve presionado. A esto se asocia una determinada sintomatología, que podemos dividir en dos fases según el grado de gravedad.

 

En la primera fase, notaremos hormigueo en los dedos pulgar, índice y medio, sensación de calambre en la mano, la muñeca y el antebrazo y dolor que se intensifica seguramente por la noche. En la segunda fase, se agravan  los síntomas de manera que al realizar acciones que suponen la flexión de la muñeca, como hablar por teléfono o conducir, se duermen los dedos pulgar, índice y medio. Finalmente, en los casos más graves se puede llegar a perder la fuerza de la mano.

 

Qué provoca el síndrome del túnel carpiano

 

El síndrome del túnel carpiano, frecuentemente se asocia a movimientos repetidos de la mano o la muñeca. También a tareas que precisan utilizar una gran fuerza o posiciones que fuerzan la articulación (mecanografía, tocar determinados instrumentos musicales, conducción de vehículos, uso de máquinas que vibran etc.). Sin embargo, también puede verse ligado a enfermedades endocrinológicas, reumáticas, al embarazo, etc.

 

Para diagnosticar esta patología, el fisioterapeuta evalúa el grado de disfunción de la muñeca y de los dedos mediante la evaluación física y el empleo de una serie de pruebas como el signo de Tinel y el de Phallen. Dada la importancia de la prevención, es recomendable acudir al fisioterapeuta cuando se sienten alguna de las molestias que hemos descrito.

 

Prevención y tratamiento del síndrome del túnel carpiano con fisioterapia

 

Lo ideal siempre en este tipo de patologías es la prevención. No mover grandes pesos a no ser que sea realmente imprescindible y hacerlo protegiendo adecuadamente las muñecas. Mantener posturas correctas de manera que no se fuercen las muñecas a la hora de trabajar, utilizar almohadillas que protejan las muñecas si se trabaja  al ordenador muchas horas seguidas, etc.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This

Compartir

¡Comparte este post!